prescripcion de derechos laborales

 

Artículo 510 del Código del Trabajo:

"Los derechos regidos por este Código prescribirán en el plazo de 2 años contados desde la fecha en que se hicieron exigibles." Por su parte, el inciso 2 de esta misma disposición establece que: "En todo caso, las acciones provenientes de los actos y contratos a que se refiere este Código prescribirán en 6 meses contados desde la terminación de los servicios."

De la lectura de la disposición citada se desprende que el ordenamiento jurídico laboral chileno distingue entre 2 situaciones distintas, cuales son, la prescripción de las acciones y la prescripción de los derechos. La primera de estas prescripciones es generalmente aceptada por todas las legislaciones laborales y en el Derecho del Trabajo chileno ya se la consideraba en el Código del Trabajo de 1931. En cambio, la prescripción de los derechos mismos es una novedad en el derecho chileno y tiene su antecedente inmediato en el DL Nr. 2.200, siendo posteriormente incluida en el actual Código del Trabajo.

Esta es una norma nueva, pues por años los derechos del trabajo no prescribían mientras el contrato de trabajo estaba vigente. sólo una vez terminado el contrato de trabajo, se reconocían 6 meses para poder demandar cualquier derecho durante todo el tiempo que duró el contrato. Hoy, la regla ha cambiado: a los 2 años desde que se devengaron, los derechos prescriben. la razón para la norma histórica era que el trabajador, durante la vigencia del contrato, no se atreve a demandar judicialmente al empleador por temor a perder el empleo. La norma actual, hace correr ese riesgo al trabajador, pues para que no prescriba el derecho, debe necesariamente exigir su cumplimiento o demandar.

sobre la prescripcion y los derechos laborales

De conformidad con lo previsto en el artículo 510 del Código del Trabajo, los derechos laborales prescriben en el plazo de dos años contados desde que se hicieron exigibles. En el evento de que el contrato haya terminado, la acción del trabajador debe ejercerla dentro del plazo de seis meses contados desde la terminación de los servicios. De esta manera, hay que distinguir entre las prescripciones de los derechos y acciones mientras está subsistente la relación laboral y la prescripción de los mismos cuando dicha relación termina. En el primer caso, es decir, cuando está vigente el contrato, en lo que dice relación con la prescripción de los derechos, se aplica la regla general, esto es, prescriben en el plazo de dos años contados desde la fecha que se hicieron exigibles, no existiendo plazo para ejercer la acción, de forma que ésta subsiste mientras se mantiene vigente la relación laboral. En el segundo caso, extinguida la relación laboral, los derechos prescriben igualmente en el plazo de dos años contados desde que se hicieron exigibles, por aplicación de la regla general, en tanto que la acción para exigir el cumplimiento de los mismos prescribe en el plazo de seis meses, contados desde la terminación de los servicios. Finalmente, cabe señalar que la prescripción, como un modo de extinguir derechos y obligaciones sólo produce efectos cuando ha sido judicialmente declarada. En efecto, el artículo 2.493 del Código Civil señala que el que quiera aprovecharse de la prescripción debe alegarla; el Juez no puede declararla de oficio. De la norma legal señalada se desprendería que la inactividad del acreedor sólo puede ser aprovechada por el deudor, a través de un solo medio: alegándola judicialmente a su favor, oponiendo la excepción respectiva en la oportunidad legal y obteniendo su declaración por el Tribunal competente. Así las cosas, este principio resultaría plenamente aplicable a la prescripción extintiva en materia laboral, aun cuando aparezca evidente que los derechos y acciones se estén ejerciendo fuera de plazo. Lo anterior significaría que un derecho o acción emanado de la ley laboral o de un contrato de trabajo, puede ser reclamado o ejercido mientras su extinción, por la vía de la prescripción, no haya sido alegada y declarada por los Tribunales de Justicia.

Con todo, de conformidad a lo dispuesto en el inciso 2 del art. 510 CdT, las acciones provenientes de los actos y contratos a que se refiere este código prescribirán en 6 meses desde la terminación de los servicios. por lo tanto, hay que distinguir, siempre, en materia de prescripción laboral, dos situaciones:

a) Si esta vigente el contrato de trabajo: Se pueden demandar los derechos demandados y pendientes dentro de los 2 años contados desde la fecha en que se hicieron exigibles.

b) Si no esta vigente el contrato de trabajo:
Se dispone de 6 meses desde la terminación del contrato para interponer la demanda.

En cuanto a las horas extraordinarias y de acuerdo a lo establecido en el inciso 4° del artículo 510 del Código del Trabajo, el derecho a cobro prescribe en seis meses contados desde la fecha en que debieron ser pagadas. Es del caso señalar que el artículo 2.493 del Código Civil establece que el que quiera aprovecharse de la prescripción debe alegarla; el Juez no puede declararla de oficio. De esta forma, la inactividad del acreedor solo puede ser aprovechada por el deudor cuando es alegada inicialmente en su favor y ha sido declarada la prescripción por el Tribunal competente

sobre la suspension de la prescripcion

De acuerdo a lo dispuesto por el artículo 510 inciso 6 del Código del Trabajo, se suspenden los plazos de prescripción señalados en esta norma por la interposición de un reclamo administrativo ante la inspección del trabajo, debidamente notificado. De acuerdo a este inciso 6, las condiciones que permiten que proceda la suspensión de la prescripción son:

1.- Que el reclamo se interponga dentro de los plazos señalados en los incisos 1, 2, 3 y 4;

2.- Que la pretensión del reclamo sea igual a la de la demanda judicial;

3.- Que emane de los mismos hechos y;

4.- Que esté referida a las mismas personas.

Si se dan las 4 condiciones anteriores, se suspende el plazo de la prescripción, el que continuará corriendo desde el momento en que culmine el trámite de reclamación ante la Inspección del Trabajo. En estos casos, el plazo de prescripción seguirá corriendo concluido que sea el trámite ante dicha Inspección y en ningún caso podrá exceder de un año contado desde el término de los servicios.

sobre la interrupcion de la prescripcion

De conformidad a lo dispuesto por el artículo 510 inciso 5 del Código del Trabajo, los plazos de prescripción establecidos por el Código del Trabajo se interrumpirán en conformidad a las normas de los artículos 2523 y 2524 del Código Civil, esto es, desde:

Que interviene pagaré u obligación escrita o concesión de plazo por el acreedor, vale decir, cuando hay un reconocimiento escrito de la obligación o se otorga un nuevo plazo para cumplir la obligación y;

Desde que interviene el requerimiento: esto es, según la jurisprudencia judicial laboral, desde que se presenta la demanda, sin que sea necesario su notificación como ocurre en materias civiles. En este sentido: Corte Suprema, sentencia de fecha 21 de marzo de 1985; Corte de Apelaciones de Concepción, sentencia de fecha 1 de abril de 1982.

 

Formulario de Contácto